19 de agosto de 2014

América Latina no admite diálogo

La tertulia, en España, casi siempre es un placer hasta que aparece en la conversación América Latina. No descubro nada nuevo, es algo bien sabido*.

Pese a que este tema rompe por completo el diálogo, y todo son monólogos sin conexión, los adictos a la tertulia caemos en el deseo de romper esa barrera y algún día poder conversar sobre América Latina en España.
Quizá la única posibilidad sea viajar juntos a los lugares, y estar allí tiempo, mucho tiempo (pero esto es casi una quimera). O quizá, mientras eso no sea posible, debamos toparnos con alguien dispuesto a tertuliar sin reloj y con internet en la mano y zambullirnos en fuentes y navegar y contrastar y opinar ...



*Podemos evita entrar en estos temas sugeridos por sus enemigos y le va muy bien con esta estrategia.

18 de agosto de 2014

Todo es rápido

tan rápido que el blog se queda atrás, las redes sociales van deprisa, muy deprisa. Los días siguen teniendo 24 horas, las horas 60 minutos y los minutos ya ni parecen tener segundos. Todo corre entre pajarillos electrónicos que te avisan de un mensaje, entre retuits de noticias que te parecen interesantes o frases que consideras que resumen nuestro instante actual, todo corre, corre ... y no te quedan segundos para reposar lo que quieres decir, lo que te apetece pensar, todo corre, todo corre, corre ...

Puedes tirar el reloj sobre la mesa, pero la mesa lo repele y te lo vuelve a colocar, tic, tac, tic, tac, tic, tac ...
Puedes querer detenerte en una idea, en un tema que quisiste profundizar y desarrollar en más de 140 caracteres o en un párrafo de una red social. Pero cuando levantes la cabeza ya no será actual, ya será como las noticias que abarrotaban los cubos de basura con los periódicos de ayer: tinta caduca. Porque mientras piensas en algo los temas candentes se apoderan de las almohadillas que plagan las redes sociales y que deciden qué es importante. Y la corriente te arrastra y fluyes rápido, muy rápido, muy rápido ...
Puedes refugiarte en un meandro, disfrutar de un cauce tranquilo y lento de información y reflexión, pero ese reposo dura nada, porque aparecen tsunamis mediáticos a cada rato, a cada instante. Y el meandro en el que navegabas desaparece y la avalancha te absorbe y corres y corres y corres y corres ...
Todo es rápido.

1 de junio de 2014

¿Qué democracia cabe en un sistema capitalista?

Dicen que la democracia es el sistema social en el que el pueblo determina su gobierno. Pero ¿es esto posible dentro de un sistema capitalista?
Cuando nos cuestionamos la democracia reflexionamos sobre las leyes electorales, los partidos o agrupaciones políticas que se presentan para ser elegidos, sobre el cumplimiento o no de los programas electorales, sobre las listas abiertas o cerradas, sobre la elección de los candidatos por primarias, sobre los referendos, las ILPs, la demanda de una democracia más participativa, ... Y todas esos debates son imprescindibles y enriquecedores, pero ¿serán garantía para que el pueblo determine su gobierno? Para mi hay dos cuestiones claves, que no se abordan directamente con los debates anteriores:
1.- ¿Tiene sentido pensar que se vive en un sistema democrático (nivel macroscópico del país) cuando los ciudadanos solemos trabajar en lugares en los que se convive en una estructura no democrática (nivel microcóspico del país)? Esto es un poco como desde el punto de vista económico, macroscópicamente nos miden con el PIB, todo parece ir muy bien, pero la realidad es que microcópicamente mayoritariamente la gente está fatal. ¿Tiene sentido entonces que se diga que España está bien?
2.- Si los medios de comunicación no son elegidos democráticamente ¿podemos elegir a los que nos gustaría que nos representen, en el gobierno, democráticamente? Elegimos de entre lo que conocemos ¿y qué conocemos?
Cambiar en favor de la democracia, en esas dos vías, entra en clara confrontación con el sistema capitalista en el que vivimos, entonces ¿qué democracia cabe es un sistema capitalista?

29 de abril de 2014

Proteger la Vega de Granada

Los medios de comunicación ahora hablan de La Vega de Granada, las "estrellas" de los dos conciertos "Viva la Vega,vive la Vega" (el año pasado y el pasado sábado) han brillado lo suficiente para que los medios locales hayan quedado deslumbrados por la noticia de la lucha de muchos años por la defensa de la Vega de Granada.
Los conciertos han sido un éxito y han conseguido el objetivo de que la gente conozca la problemática de la Vega de Granada, pero ¿cómo proteger la Vega de Granada?
En Otra Granada podemos leer dos visiones distintas de proteger la Vega. Estas dos visiones no son sólo dos formas distintas de proteger la Vega, son, principalmente, dos maneras de entender la Vega de Granada.
¿A ti qué te parece?

1 de abril de 2014

Los preocupados por el mobiliario público

Ha aperecido una nueva tribu urbana: los preocupados por el mobiliario público. Se caracterizan por definir una manifestación multitudinaria por lo que hacen unas pocas personas. No suelen ir a manifestaciones, las conocen sólo de oídas. Se alimentan de los medios de (des)información que ponen en primera página a ese ridículo número de "manifestantes". Se alarman porque el grupito rompe mobiliario urbano. Se ofuscan porque destrozan contenedores de basura, aceras, marquesinas, escaparates, ... Parecieran estar preocupados por lo público, por la no-violencia, pero esa preocupación está muy localizada: mobiliario público y golpes a la policia. No les preocupa la sanidad, ni la educación públicas, ni los servicios sociales públicos. Tampoco se alteran ante la violencia con la que desalojan a las personas de sus casas o la que se desprende de la reforma laboral que golpea al trabajador día a día o las bombas con las que nos depertamos cada día lanzadas por la Troika.
Si, ante la estafa en la que vivimos, te atreves a decir que podrías entender que la gente se exaspere y responda con una mínima violencia, en defensa propia, la tribu de los preocupados por el mobiliario público te llama sin reparos terrorista y antidemocrática.
Esta estafa está perfectamente pensada, quién nos iba a decir que en esta película de drama y terror apareceria esta tribu para rendir adoración por contenedores de basura, escaparates, adoquines, farolas, ...

10 de marzo de 2014

No me llames dios, llámame inversor

Marx decía que el opio del pueblo era la religión y tenia razón. La creencia en un dios seda las mentes, les produce una sensación de paz emocional aún sabiéndose en estado de resignación, de minoría de edad eterna, de complejo de inferioridad.
En el "primer mundo", en el siglo XXI dios parece haber decido cambiar de nombre-No me llamas dios, llámame inversor. Los hombres y mujeres del "mundo desarrollado" aceptan y repiten en masa el credo que se recita cada día en los telediarios, periódicos y emisoras de radio: Los inversores nos liberarán del infierno y nos elevarán al reino del trabajo. El inversor, como cualquier dios, no está sujeto a las reglas terrenales, por eso sus impuestos son otros y sus obligaciones y derechos son diferentes.
La cotidianidad sigue siendo infernal, pero el inversor no está dispuesto a ofrecer el trabajo sin pedir más sacrificios. Y mientras, la mayoría narcotizada reza su oración: Los inversores nos liberarán del infierno y nos elevarán al reino del trabajo.

6 de marzo de 2014

La Universidad de Granada debate sobre el informe de los expertos de Wert




La reforma universitaria a debate: el 'informe Wert' y sus consecuencias


13 de marzo de 2014
12:30-14:30
ETS Ingenierías Informática y de Telecomunicación (ETSIIT)
Salón de Grados
Participan:
 - Gabriel Maciá Fernández (subdirector de Relaciones Externas, Actividades Científicas y Culturales y Relación con las Empresas de la ETSIIT)
 - Ana García López (vicedecana de Relaciones Institucionales, Movilidad e Investigación de la Facultad de Bellas Artes)
 - Jorge Casillas Barranquero (PDI en la ETSIIT y coautor del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
- Patricia Rodríguez Rosario (PAS en Bellas Artes)
- Cristóbal Pasadas Ureña (PAS y coautor del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
 - Alén Blanco Domínguez (estudiante en la ETSIIT, miembro de la comisión permanente de la DGE y vicepresidente de RITSI)

 20 de marzo de 2014 12:30-14:30
Facultad de Filosofía y Letras Aula
Federico García Lorca
Participan:
- José Antonio Pérez Tapias (decano de la Facultad de Filosofía y Letras)
- Mercedes del Amo Hernández (PDI y coautora del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
- Francisco Maeso Rubio (PDI y coautor del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
- Victoria Robles Sanjuán (PDI y coautora del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
- José Luis Martos García (PAS)
- Francisco J. Hidalgo Carmona (estudiante y excoordinador de la DGE)

27 de marzo de 2014
12:00-14:00
Facultad de Ciencias Salón de Grados del Edificio Mecenas
Participan:
- Antonio Ríos Guadix (decano de la Facultad de Ciencias)
- Roque Hidalgo Álvarez (PDI en Ciencias)
- Esther Viseras Alarcón (directora del Dpto. de Genética)
- José Antonio Ruiz López (miembro de ASI-Granada -- Federación de Jóvenes Investigadores Precarios de Granada)
- Jesús Sánchez Cazorla (PDI en la ETSIE y coautor del análisis al 'informe Wert' en la UGR)
- José Antonio Martín Pérez (PAS en Ciencias)
- Violeta Tercedor López (estudiante en Ciencias)

17 de febrero de 2014

Odio las mates

Para seguir odiando las matemáticas sigue viendo los vídeos de Paul Borons.

17 de enero de 2014

Artículo de El País de 1997 para el debate

Estudiando sobre Europa me he encontrado este artículo de 1997. ¿Lo leemos juntos y tertuliamos?
El titular: Julio Anguita alerta contra el paro que generará la Europa de Maastricht ya nos permite reconocerle a Julio Anguita su gran acierto, que muchos pensaban profético y alarmista y que hoy, lamentablemente, la realidad le da la razón. Su acierto no fue cuestión de suerte, sino que es fruto del trabajo bien hecho de estudio del Tratado de Maastricht y de exposición de sus argumentos para llegar a pensar que ese tratado no iba a construir una buena UE.

Maastricht, la imposibilidad de la moneda única, la incapacidad de Europa -y de España- para crear empleo y, por contra, el crecimiento del paro que provocará la construción europea, fueron los ejes sobre los que giró la intervención del coordinador general de IU, Julio Anguita. Una intervención que transcurrió en un auténtico intercambio de cortesías y gestos de exquisita urbanidad entre el líder de IU y el presidente del Gobierno. Julio Anguita y José Manía Aznar ni siquiera utilizaron un tono de discusión, por mucho que hablaran de graves discrepancias en las políticas que cada uno defiende. Se trataron -ambos- con guante blanco. "No hay que contribuir a la crispación", diría Anguita.
La primera parte de este párrafo sigue en la línea del titular que ya hemos comentado. Pero ... atentos a la última parte: Una intervención que transcurrió en un auténtico intercambio de cortesías y gestos de exquisita urbanidad entre el líder de IU y el presidente del Gobierno. Julio Anguita y José Manía Aznar ni siquiera utilizaron un tono de discusión, por mucho que hablaran de graves discrepancias en las políticas que cada uno defiende. Se trataron -ambos- con guante blanco. "No hay que contribuir a la crispación", diría Anguita.
¿Surrealista, no? Pareciese que el periodista deseara intervenciones insultantes y maleducadas entre el líder de IU y el presidente del Gobierno. ¿O quizá lo que quería era enfatizar aquella idea de la pinza IU-PP?

El coordinador general de IU, hizo una larguísima exposición sobre la situación del país, más parecida a un debate de investidura que a un debate de control del estado de la nación. Todo resumido en el paro y sus causas, íntimamente ligadas a los males de la construcción europea que presupone el tratado de Maastricht. Esa necesidad, dijo Anguita, de alcanzar "contra viento y marea" los criterios de Maastricht aunque sea a costa de renunciar a políticas sociales.Hasta dio ocasión a Aznar. para alardear del acuerdo entre sindicatos y patronal que se apuntó entre los logros de su Gobierno y decirle en las réplicas: "Yo, desde luego, los principios constitucionales los comparto con usted". 0 pedir al líder de IU: "Si me ve usted alguna desviación de los que es el respeto del Estado de Derecho, le rogaría que nos lo dijera". La verdad es que el propio Anguita reconoció que tampoco' Podía pedirse demasiado a quien tan sólo llevaba un año con la responsabilidad del Gobierno. Así que en ningún momento se perdieron las formas. Cuando Aznar subió a la tribuna para responderle, llevaba dibujada en el rostro su sonrisa habitual. Contestó al dirigente de IU con un largo prólogo dedicado a reafirmar el respeto que le merecía el "señor Anguita y sus votantes". Y luego dijo aquello de "respeto su proyecto, pero no lo comparto".
Al periodista no parece gustarle que Julio Anguita hable de los problemas que la construcción de la Unión Europea produce en España. Eso no le gusta, porque parece que no tenía nada que ver con la política del Gobierno, como si la decisión de cómo entró España en la UE no fuese con la propia España. Parece como si para el periodista todo lo referente a la construcción de la UE fuesen tonterías ¿no? Y nuevamente hace referencias al "buen entendimiento" entre Aznar y Anguita, que parecieran estar regalándose flores entre intervención e intervención. Y para que así conste, señala en negrita Pocas acusaciones.
Acusaciones, pocas. Lo de Julio Anguita fue más el retrato de un país azotado por el paro, la precariedad y la pobreza -Ia edad media de los pobres ha bajado a los 22 años", se lamentó- y volvió a pedir que se aclarase lo de los GAL, la corrupción y los fondos reservados". Y, en este caso, culpó al Gobierno de Aznar de haber dicho una cosa en la oposición y haber hecho otra muy distinta en el Gobierno. También criticó la "revuelta de los fiscales" y aquí sí señaló al "Gobierno y a la ministra de Justicia".
Esas quejas, de hacer lo contrario de lo que habían dicho en la oposición, para el periodista parecen ser temas menores.

Anguita dijo, como advertencia previa a su discurso, que allí había ido a comparecer ante la Cámara, pero sobre todo "ante los ciudadanos y ciudadanas". Dijo que sería sencillo y claro. Lo que pasó es que, precisamente, ese afán le llevó a abrumar con datos y explicaciones sobre la situación del país y de los trabajadores, lo que, en ocasiones, cubrió su discurso con las nieblas de la, confusión. Mejor estuvo en sus réplicas, libre de la tiranía del discurso escrito.
Buscó, como es habitual en sus intervenciones, el apoyo de la Constitución -"el pacto aceptado por todos"- Y con ella por delante, lanzó una batería de preguntas a Aznar, casi todas referidas al empleo y la construcción europea.
Anguita reiteró que ese modelo de construcción no era el suyo. Y aclaró que "sería muy fácil achacar todo eso a su Gobierno y al modelo neoliberal que practica". "Eso no es lo grave", puntualizó, "porque usted hace la política que le dejan sus presupuestos. Lo grave es el grado de consenso que hay en esta Cámara sobre esa política", dijo en referencia a la intervención de González y su apoyo a la construcción europea. Anguita prefirió apoyar la postura del Gobierno francés y su defensa de una Europa impulsada por lo social por encima de lo económico.

Parece claro que al periodista no le gusta la didáctica de Anguita. Piensa que dar datos y explicar la situación del país y de los trabajadores es abrumar con confusión. Lanzó preguntas a Aznar referidas al empleo y a la construcción europea, pero por el tono de todo su artículo eso le debe parecer una cosa secundaria. Julio Anguita acusa a la mayoría de la Cámara de apoyar una construcción europea que no permita mejorar la situación de los trabajadores o evitar el paro, pero esa acusación que podría entenderse como una pinza pp-psoe no merece ningún énfasis, se exponen los hechos sin explicaciones. (Cosa que estaría muy bien si antes no se hubiese opinado tanto).
Y acabado el artículo me surgen dos dudas: ¿qué conclusiones sacarían los lectores de ese año al leer este artículo? ¿Y los de hoy?

5 de enero de 2014

Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos,
este año he decidido no pedir imposibles, por eso he descartado desear que nuestro presidente gobierne para los ciudadanos y no para las grandes empresas, que el BCE deje de favorecer a los grandes bancos, que Merkel no piense en griegos, portugueses, españoles … como mano de obra barata para "su Europa", que los grandes empresarios prefieran el bienestar de sus trabajadores a su máximo beneficio,…, en definitiva, que esa minoría poderosa que gobierna el Mundo rectifique de inmediato su rumbo, para no explotar más a la inmensa mayoría.

Queridos Reyes Magos, este año sólo les pido posibles. Les pido que la inmensa mayoría oprimida se encuentre rápido, que su resignación colectiva se transforme en su acción colectiva y que su miedo se convierta en su arma porque cambie de bando. Como ven les pido posibles, sólo tienen que difundir dos mensajes:
1.- Los que oprimen son una minoría ridícula y débil.
2.- La inmensa mayoría oprimida no debe buscar a su enemigo en sus filas, sino en esa ínfima minoría beneficiada de esta enorme estafa, que apodan crisis.
Además, les indico también que estos mensajes los puede distribuir en infinidad de lugares: colegios y hospitales públicos, grandes centros comerciales en los que los trabajadores cobran poco y trabajan mucho, en empresas en las que se hacen ERES y despiden pese a seguir teniendo beneficios, en las universidades donde estudian los jóvenes, formados con dinero público, que cogen las maletas y vuelan a otro país porque aquí no encuentran trabajo, en el INEM, en las casas en las que viven tres generaciones con la pensión de los abuelos, …

Queridos Reyes Magos, como ven, sólo les pido regalos posibles, espero que puedan traérmelos.

Atentamente,

Mar-ía

18 de noviembre de 2013

¿Qué mayoría somos?

Cada vez surgen más plataformas, asociaciones, ... grupos de gente, que tienen el convencimiento de que somos mayoría. Una mayoría que no le gusta la realidad en la que vive. Pero ... ese sello común ¿es suficiente para cambiar algo? La respuesta, lamentablemente es, a día de hoy, un no. Y es una pena, porque es real que somos una mayoría los que estamos jodidos y querríamos dejar de estarlo y lo mejor tenemos medios para conseguirlo. Pero nos puede nuestra deficiencia democrática. Y no me refiero sólo al hecho de que nuestros gobernantes nos indignan y asquean cada día. Me refiero a nuestra cultura democrática, a nuestra labor política como ciudadanos, a nuestra implicación social, más allá de pretender realizar bien nuestro trabajo y respetar las leyes de convivencia ...